Descarga nuestro cookbook gratuito ¡Aquí! 🍒

Estrés y buena alimentación

por Camila Jaramillo

Hoy en día pareciera que estar estresado(a) es parte del cotidiano. Siempre hay muchas actividades que realizar en un tiempo acotado, por lo que se ha vuelto común sentir una presión constante. Esto lejos de ser natural, es tremendamente dañino para la salud física y emocional. 

Nuestro cuerpo al verse estresado, libera hormonas que mantienen el cerebro alerta y las pulsaciones del corazón aceleradas. Cuando es por un periodo corto de tiempo, el estrés ayuda a que podamos reaccionar rápido en situaciones de peligro, sin embargo, cuando es por largos periodos de tiempo, el estrés daña tu organismo, tu salud mental e interfiere de forma negativa en tus hábitos alimenticios, creando así una baja considerable en tu calidad de vida. 

Cómo el estrés influye en tu alimentación y cómo una buena alimentación te puede ayudar a disminuir tus niveles de estrés, te lo contamos a continuación.

 

¿Cómo cambian los hábitos alimenticios por el estrés? 

Ante situaciones estresantes se pueden llegar a tomar distintas decisiones negativas en torno a la comida, sea dejar de comer por largos períodos de tiempo o comer gran cantidad de alimentos no saludables. 

 

Lo que principalmente ocurre es: 

  • Comer alimentos con exceso de grasa y azúcar con el fin de obtener energía inmediata, sin embargo, estos alimentos no contienen ningún nutriente y generan mayor cansancio posterior a su consumo. 
  • Saltarse las comidas: ya sea porque “no hay tiempo” o por tener la sensación de “estómago apretado”, muchas personas dejan de alimentarse dejando al organismo sin nutrientes por un tiempo y potenciando que el metabolismo se vuelva más lento. Esto contribuye al aumento de peso, a la descomposición de la masa muscular y al debilitamiento general. Es en este punto donde recomendamos los snacks saludables, estos te ayudarán a tener energía durante el día.
  • Antojos: estos en respuesta a la ansiedad, sintiendo el “hambre emocional”. Normalmente, estos antojos se dirigen hacia alimentos ricos en grasa y/o azúcares.
  • Falta de ejercicio: con la tensión diaria es común perder la iniciativa de realizar ejercicio diario. Sin embargo, es precisamente el ejercicio físico el que te ayudará a combatir el estrés y aumentar los niveles de endorfinas en tu organismo. 
  • Bajo consumo de agua: Al igual que saltarse las comidas, dejar de tomar agua durante el día hará que te deshidrates, perjudicando el estado general de tu organismo. 

 

Si bien la alimentación puede que no sea la causa de estrés en tu vida, sí es importante tener en cuenta que afectando los hábitos alimenticios, terminarás por disminuir tu salud y calidad de vida. 

En B-JAPI queremos recordarte que nuestras barras de cereal, son un excelente snack para tu día, sentir energía y ayudar a disminuir la ansiedad e insomnio, gracias a su contenido de triptófano, el cual se encarga de la síntesis de Serotonina (neurotransmisor de la felicidad) y Melatonina (hormona para dormir bien). De esta manera, ayudarás a tu cuerpo a reducir la ansiedad, angustia e insomnio desde la alimentación. 

 

FUENTES

Alimentación y estrés. Nutrición UC

Estrés  salud. Medlineplus

¿Cómo influye el estrés en la alimentación? Red Salud 

El ejercicio y el estrés. Clínica Mayo