Descarga nuestro cookbook gratuito ¡Aquí! 🍒

¿Cómo leer el etiquetado de los productos?

por Trinidad Lira Salas

En este artículo del blog te queremos enseñar la manera más práctica y clara de leer el etiquetado de los productos que compras. De esta manera, sabrás interpretar la información sobre la cantidad de calorías, porciones y datos nutricionales de lo que consumes. ¡Vamos! 

Las etiquetas de los alimentos están hechas para que podamos saber qué estamos consumiendo y para saber con ésta información, qué producto es mejor que otro para la salud.

 

¿En qué es lo primero que me tengo que fijar? 

En las porciones. Cuando compras una caja de granola por ejemplo, es muy probable que no te la comas toda de una sola vez, sino que sacarás una proporción del cereal para acompañar tu desayuno por ejemplo. Esta proporción es la porción. 

 

Cada día vamos consumiendo distintos alimentos de forma porcionada, lo que hay que atender, por lo tanto, es la cantidad de calorías y nutrientes estoy comiendo en esa porción, no en toda la caja o frasco.

 

Toda la información está dada en 100 g/ml y en 1 porción. Si comes más de 1 porción diaria o menos de 1 porción, puedes ajustar el número que te da el etiquetado para saber la composición nutricional de lo que estás consumiendo. 

 

Recomendaciones a la hora de elegir un alimento

Lo que tenemos que tener en cuenta al elegir un producto sobre otro es:

  1. Elige productos que sean buena fuente de fibra, es decir que contengan al menos 3 g por porción. Los cereales integrales, las harinas integrales, las legumbres, las frutas y verduras, son altos en fibra.
  2. Elige productos con la menor cantidad de ingredientes posible. Idealmente que cuando leas los ingredientes los entiendas. Evitar productos que contengan en sus primeros ingredientes sal, azúcar o algún tipo de grasa saturada.
  3. Escoge alimentos que sean bajos en grasas saturadas. En el caso de la leche por ejemplo, la leche descremada tiene menos gramos de  grasa por porción que la leche entera. Lo mismo ocurre con el pescado y la carne, la cual tiene más grasas saturadas por porción que el pescado.
  4. Evita por completo las grasas trans. Elige productos que no tengan grasas trans, o si tienes que comprar, que éstas estén por debajo del gramo por porción.
  5. Elige productos bajos en sodio. El sodio es la sustancia principal de la sal, la cual tenemos que consumir de manera moderada, no más de 2,300mg diarios, es decir, una cucharadita de sal de mesa. Los alimentos altamente procesados contienen mucha cantidad de sodio, por lo que siempre será recomendable no consumirlos.

Llevar una vida saludable es una decisión que hay que tomar día a día, luego decidir por lo sano será una costumbre. Sigue estos consejos al elegir los alimentos, además recuerda que los sellos te ayudarán a evitar más rápidamente aquellos alimentos que no te hacen bien. ¡Recuerda que lo más importante es el equilibrio! Comer de manera variada y equilibrada todos los días, junto a la actividad física es una buena manera de llevar tu día a día.

 

FUENTES

Cómo leer las etiquetas de los alimentos MedlinePlus